Atención inmediata 55-5365-6300
WhatsApp 55-6359-7425
Socio

La compra de cámaras de seguridad (ya sean análogas, IP o híbridas) son un acto preventivo contra posibles actos delictivos. Según datos del Observatorio Nacional Ciudadano, cada 2.20 minutos se comete un robo con violencia en México, por eso  realizar acciones que apoyen el aumento de seguridad y la calidad de vida es necesario.

 

Los delitos con más crecimiento en México fueron: robo a negocio (40%), robo con violencia (29.1 %) y robo a vehículo (12 %).

 

Tomar la mejor elección en la compra de cámaras de seguridad es una prioridad; no obstante, a veces se comete el error de no confiar en manos expertas de integradores de seguridad y la adquisición suele no ser la más completa para solucionar toda la necesidad, estos son 3 errores comunes que se deben evitar al momento de realizar una compra de cámaras de seguridad:

 

BLOG - compra de cámaras de seguridad

 

3 grandes errores en la compra de cámaras de seguridad:

 

  1. Compra de cámaras de seguridad sin diagnóstico:

 

Pasa con frecuencia que nuestro principal objetivo de adquisición es aquel producto barato de videovigilancia encontrado en una rápida búsqueda en Mercado Libre ofertado por un proveedor que no cuenta con un respaldo empresarial, por lo cual su única preocupación será vender el producto, pero jamás realizar un diagnóstico sobre si cubre o no todos los puntos necesarios.

 

¿Por qué es importante un diagnóstico profesional? Una valoración hecha por expertos permite identificar si es necesario: un número concreto de cámaras de vigilancia, cuáles son las zonas inseguras o puntos ciegos para cubrir, si es requerido un equipo de alta definición de imagen o con alguna tecnología específica, así como si es favorable que sea inalámbrico o cableado, entre muchos otros aspectos que permiten una compra funcional y con resultados deseados.

 

  1. Instalación personal de cámaras de seguridad:

 

El tema de la instalación hecha por manos inexpertas tiene como resultado historias de terror, como expertos en el mundo de la seguridad nos hemos enfrentado a casos donde equipo de alta calidad comenzaron a ser inútiles en un lapso muy corto  de tiempo debido a una mala instalación.

 

Cuando se instala mal un equipo, sin importar si fue caro, barato, de calidad, tecnológico, etc., se corre el riesgo de que deje de funcionar en un tiempo breve por detalles como: mala impermeabilización de cables, mal acomodo de cables, posiciones erróneas, entre otros, el peor panorama que se tiene con esto no es un equipo que muere pronto, es un equipo que no puede cumplir con su función preventiva en la seguridad.

 

  1. Elección por costo:

 

Es normal fijarnos en el costo, el factor económico no puede ser del todo descartado, pero es un error generar una compra sólo basados en este aspecto. Quizá encontramos un equipo en menor costo, pero no de buena calidad.

 

Jamás se debe de comparar un producto sólo en precio, sino todos sus elementos: Tecnología, calidad y valor agregado, frecuentemente descartamos el último, pero puede que un producto un poco más caro te de elementos como: atención y soporte a cliente, garantía sobre el producto, asesoría de profesionales, instalación experta, monitoreo. El valor agregado, es lo que hace a nuestra compra inteligente.

 

CTA- Manual para escoger CCTV

Aviso de privacidad © Todos los Derechos Reservados Previsa